- Te noto muerto por dentro.
- ¿Tanta tristeza reflejan mis ojos?.
- ¡Tan mal te huelen los pedos!.
- Tal vez sea la respuesta a tu amistad indigesta.
- ¿Pretendes que sea amigo de quien no me presta su abrigo?
- Amistad y temperatura son algo dispar, como un lago y el mar,
el agua suena distinta a pese a que en ambos te puedes ahogar.
- ... O nadar
- ...
- ...
- Por imaginarlo tibio sobre tus hombros sonríes al mirar mi abrigo.
Yo, en cambio, el tuyo no ansío y por eso no sonrío.
Hubiera preferido pasar frío.




Legi

015